Atleta se negó a participar en los Juegos Olímpicos para salvar a su caballo.

Animales 306 Visitas

¿Qué crees que es más importante para el ser humano: una verdadera amistad o unas medallas olímpicas? La campeona holandesa de equitación Adelinde Cornelissen tiene una respuesta definitiva a esta pregunta. Para ella, la salud de su mejor amigo, su caballo llamado Parzival, es más importante que todas las medallas del mundo.

#1 No podemos ignorar esta bella historia. Esperamos que Parzival se recupere pronto y gane con su dueña muchos premios.

HorsieFriend1

#2 Nada auguraba la desgracia: Adelinde y su caballo llegaron a Río para participar en los Juegos Olímpicos, su disciplina es la doma. Todo iba según lo planeado en los primeros días hasta que de pronto Parzival fue picado por un insecto venenoso. Debido a esto, la cabeza del pobre caballo se hinchó y le dio fiebre.

HorsieFriend2

#3 Los veterinarios le dieron los primeros auxilios al caballo y pronto se sintió mejor. Adelinde se preocupó tanto que no dejó a su amigo ni un instante, incluso dormía en el establo donde cada hora revisaba cómo se sentía Parzival. Gracias a los cuidados intensivos, mostró señales de recuperación.

HorsieFriend3

#4 La atleta no quería quedar mal con su equipo y siguió participando en los juegos. Sin embargo, muy pronto se hizo evidente que el caballo no estaba listo para eso a pesar de que los doctores le permitieran participar. Adelinde sintió que su amigo no podía mostrar el mismo rendimiento que antes y empezó a temer que la participación en los juegos pudiera lastimar peor al caballo. Por eso tomó una decisión muy valiente: no arriesgarse y sacrificar su participación en los juegos por la salud de Parzival.

HorsieFriend4

Esto fue lo que Adelinde escribió en su página de Facebook:
Me rendí para protegerlo. Mi amigo, mi caballo ha sacrificado todo por mí, no merece que lo utilicen. Por eso me despedí del público y abandoné la competencia. No hay nada en el mundo que valga arriesgar la vida de Parzival, ni siquiera una medalla olímpica

Compartir

Comentarios