Perra que se convirtió en piedra, nunca pensó que podría ser tan amada.

Amor 1063 Visitas

Petra, que en griego significa “piedra”, evidentemente no había interactuado nunca con la gente, lo que produjo que ella estuviera aterrorizada de todo el mundo. Acercarse a ella era casi imposible, ella se escapaba si alguien se acercaba demasiado. Su rescate fue extremadamente difícil, pero todo el mundo se negó a darse por vencido.

Petra fue descubierta en abril de 2015. Una mujer la vio caminando por los alrededores de Atenas, Grecia, y notó que su rostro se había endurecido por completo.

#1 Ella tomó una foto y la publicó en Facebook, con la esperanza de que alguien pudiera ayudar. La pobre perra de 5 años de edad, de raza mixta, estaba enferma y aterrada, y no tenía ni idea de que pronto llegaría el fin de su sufrimiento.

Petra1

Cuando finalmente lograron capturarla, se la llevaron al refugio Save a Greek Stray, en Oropos, Grecia. Valia Orfanidou, que ha ayudado a rehabilitar a muchos perros, sabía que tenía que ayudarla.

“Creo que ella siempre ha sido una perra callejera porque parecía que nunca había estado cerca de las personas”, dijo Orfanidou. “Incluso los perros en esa condición, si han estado alrededor de la gente, se muestran más amigables. Petra parecía que nunca había sido tocada”.

#2 Petra estaba en muy mal estado, y fue tratada para curarla de muchos padecimientos; entre ellos sarna, una infección de la piel que causa costras dolorosas, y hasta Leishamiasis, una infección diseminada por insectos que puede ser mortal. El diagnóstico severo de sarna era el culpable detrás de la apariencia de piedra de Petra.

Petra2

#3 Pero incluso cuando se inició el tratamiento para sus problemas de salud, sus rescatadores pudieron ver que Petra seguía sufriendo.

Petra3

“El problema es que todavía no confiaba en nadie”, dijo Orfanidou. “Ella nunca quiso salir de su jaula, se escondía cada vez que se le acercaba alguien, y gruñía a los otros perros del refugio”.

#4 La primera vez que Orfanidou trató de acercarse a Petra, la perra estaba tan asustada que se fue al baño de su jaula. Pero Orfanidou se negó a renunciar a ella.

Petra4

“La segunda vez nos tomó una hora entera poder caminar a pocos metros de su jaula”, dijo Orfanidou. “Ella daba tres o cuatro pasos, y luego se detenía”.

Pages: 1 2
Compartir

Comentarios