Recogió a una perra callejera, luego, ella lo guio por la carretera hasta encontrar esto.

Animales 589 Visitas

Edina es conocida en su comunidad como el “Ángel de Sarajevo”, por su dedicación y labor por mejorar la difícil situación de los perros y gatos sin hogar en el corazón de Bosnia. Esta historia que verás a continuación, se trata del rescate más reciente que hizo Edina, y se centra en torno a una perra madre muy fuerte y valiente.

Edina y su compañero de equipo, Caki, vieron a una perra confundida y angustiada esquivando vehículos en la carretera. Ellos decidieron parar para ayudarla, pero la perra pretendía regresar al lugar de donde venía, y aceptó que ellos la siguieran.

Sigue leyendo para conocer con las propias palabras de Edina, lo que descubrieron gracias a este encuentro.

#1 En el medio de una carretera transitada, vimos a una perra corriendo totalmente confundida entre los coches y camiones. Los coches estaban pasando muy rápido, y yo grité. Mi compañero de equipo, Caki, detuvo el coche y trató de acercarse a ella lentamente. Estaba tan asustada, que empezó a correr lejos de él. Por suerte, él se las arregló para atraparla y luego volvimos por el coche que habíamos dejado en el medio de la carretera.

Perrita1

Después de un rato, yo ni siquiera sabía porqué estaba hablando con ella. Le rogué que se quedara allí conmigo. Ella me miró, obediente. Sus ojos estaban tristes. Ella estaba llena de cicatrices. Lloré con ella. Sus pechos le colgaban hasta el suelo.

#2 Por suerte, teníamos algo de comida en el coche. Cuando le dimos un poco de comida, ella comió muy rápido. Era difícil de creer, que comió latas grandes de comida. Estaba tan hinchada que no sabíamos si estaba embarazada o si ya los había tenido. También le dimos unas galletas para perros. Se comió dos, tomó la tercera y se la metió en la boca y empezó a alejarse de nosotros, de nuevo hacia la carretera. Hacía calor. La galleta (que ella tenía la intención de llevársela a sus cachorros) se derretía en su boca. Ella se la tragó y continuó en dirección hacia la carretera.

Perrita2

Nos dimos cuenta de que ella tenía cachorros esperando por ella, ya que iba a volver. La seguí a pie y Caki con el coche. No huyó de mí. Caminamos por el borde de la carretera juntas. Mi corazón se paraba cada vez que un gran camión o un coche pasaba tan rápido. Nunca lo olvidaré. Incluso ahora, mientras estoy escribiendo esto, me pongo a llorar.

#3 Caminamos durante aproximadamente 1,5 kilómetros. Imagínate lo lejos que ha caminado en busca de comida. Imagínate lo hambrienta que debe haber estado. Ella seguía volteándose para ver si yo todavía estaba allí con ella, como si me hablara sobre que me estaba llevando a conocer a sus bebés. Llegamos a una colina y ella empezó a subir. Sólo había una casa allí, sólo una. Fuimos a la casa y ella me llevó a un cobertizo. Oí a los cachorros llorando por su madre.

Perrita3

Me decidí a tocar la puerta delantera de la casa y preguntar. Un hombre mayor abrió la puerta e inmediatamente se enojó cuando le pregunté acerca de ellos. Yo ya estaba molesta por la situación de esta pobre perra, así que esto era lo último que necesitaba. Me dijo que tenía la intención de llevarlos a un lugar muy lejos cuando su hijo llegara con el coche. Ya había planeado esto durante mucho tiempo, pero por desgracia para él y por suerte para los perros, ellos no tenían un coche.

#4 Le pedí que me ayudara a recogerlos porque quería llevarlos conmigo. Estaba conmocionado. Le pregunté cuántos bebés había. Me dijo que ella había dado a luz a cinco cachorros, pero tres habían muerto y sólo dos sobrevivieron. La pobre Mimosa movió su cola cuando el dueño de la casa se acercó a ella. A pesar de que él no la amaba, ella todavía lo amaba.

Perrita4

Su mujer, siendo más humana que él, se puso a llorar y me dijo que los había estado alimentando a escondidas de su marido. Estas pobres criaturas. En primer lugar, colocamos a los cachorros en una caja, y luego a la madre. Ella no protestó, ella confiaba en mí. Empecé a llorar de nuevo. Pensándolo bien, creo que era más por la conmoción.

#5 La mamá me dio besos todo el camino. Ella está ahora en una pensión con su hijo e hija, a la espera de sus hogares para siempre. Ella es muy buena con la gente. Cuando está afuera con sus bebés en la pensión, ella gruñe a los otros perros que se acercan demasiado a sus bebés, tratando de protegerlos. Ella es muy amable. Ahora estamos luchando por mantenerlos a salvo aquí hasta que consigan nuevos hogares.

Perrita5

Con todas las historias terribles sobre abuso de animales, es maravilloso ver que esta familia fue rescatada, y que nunca estará en el dolor de nuevo. ¿Qué opinas?

Por favor, compártelo, ayúdanos a crear conciencia. ¡Gracias!

Compartir

Comentarios