Tu pareja puede cambiar, pero en un único caso.

Amor 305 Visitas

Siempre que terminaba una relación complicada, me tardaba un buen rato aferrándome al pasado. Me daba cuenta de que no tenía caso y que no iba a funcionar, sin embargo creía que podía cambiar algo.

Cuando la euforia de una relación se dispersó, empecé a notar todas las peculiaridades psicológicas de la otra persona. En el fondo siempre las conocía pero, como la mayoría de nosotros, creía que podía cambiar algo en él.

Buscaba artículos acerca de adicciones, tipos de personalidades, la naturaleza de la inmadurez humana, manipulaciones, etc. Compartía esta información en mi red social para que él la viera también. Fue como si le estuviera diciendo con mis publicaciones: “Mira, esto es lo que te está pasando. Eres así, así y así, y tienes que hacer esto, esto y esto“.

Adivina ¿qué tipo de respuesta recibía? Agresión y rechazo. ¿Y qué otra reacción querías? Cuando le muestras a una persona sus defectos, le duele. Todos los comportamientos especiales son una protección psicológica ante las heridas emocionales. Son las estrategias del comportamiento desarrolladas durante años, que te permiten existir relativamente cómodo en este mundo sin ser una persona completa.

Ahora puedo decir con plena seguridad que una persona sí puede cambiar. Una persona realmente puede cambiar. Pero sólo en un caso (léelo atentamente): CUANDO ELLA MISMA LO QUIERE.

Seguramente crees que puedes motivar a tu ser querido a cambiar su personalidad o costumbres por ti. No te engañes. No tienes tanta influencia, nadie la tiene. Tal vez, la persona se pueda ajustar un poco a tus exigencias, es como usar paraguas en un día lluvioso; pero cambiar su manera de pensar o su personalidad por eso… ¿Estás loco?

Sólo cuando la persona se harte de ser infeliz, de no tener éxito, de quejarse de que su vida no es como le gustaría que fuera, o de cualquier otro problema que tenga… O tal vez cuando se ilumine mientras duerme y le llegue el entendimiento de que ”no me gusta mucho mi propia vida“… En ese caso sí, puede cambiar.

Pero para ese momento ya estarás lejos del epicentro de la explosión… Y es mejor para que la ola explosiva no te afecte… Porque aceptar que “yo mismo causé todo lo que me pasó en la vida”, es una prueba muy difícil. Por lo general, el fracaso por todos los errores se le asigna a alguien que está cerca… o alguien que estaba cerca… Hasta que la persona llegué a la comprensión (y será un proceso largo) de que nadie más que ella tiene la culpa de sus errores.

Donald Walsch escribió: ”lo mejor que podemos hacer por una persona si la amamos es dejarla ser, para así darle una mayor muestra de sí misma“. No es una venganza, no es un ”veamos cómo te va sin mí”. Al final de cuentas, cada quien tiene derecho a ser lo que es en realidad. Incluso si tú temporalmente formas pareja con esa persona (siempre es sólo por un tiempo porque nada es eterno), no te da ningún derecho de cambiarla.

Sólo somos responsables por nosotros mismos. Nacemos por separado y dejamos este mundo cada quien a su hora. Cada uno de nosotros tiene su propia vida y propósito.

Tu voluntad sólo puede cambiar tu vida. No intentes ser Dios, creyendo que tienes algún derecho de influir en el destino de otra persona. Déjala en paz, y enfócate en ti mismo.

Los psicólogos tienen un principio: no soluciones problemas del cliente hasta que te lo pida. Bueno, en realidad, si no te pide que solucione sus problemas, aún no se ha convertido en un cliente. Por eso hay que seguir la regla de oro del universo: no interfieras donde no te lo pidan. Recalco: una persona adulta y en plenas facultades mentales (tampoco te corresponde a ti juzgar si está bien o no) es capaz de solucionar sus problemas o pedir ayuda en caso de que no pueda resolverlos por su cuenta.

Conviértete en el creador de tu destino, es lo mejor que puedes hacer en la vida. Si alguien a tu lado tiene que cambiar, lo hará. Al realizar tus planes, puedes motivar e inspirar a otras personas. Si a alguien no le atrae tu camino, está bien, tiene su propio rumbo. Y tú tendrás a tu lado otras personas cuyos senderos van junto con el tuyo

Si te gusto la publicación, compártela con tus amigos.

Compartir

Comentarios