Una forma sencilla de enseñarle a tu hijo a no interrumpir.

Inspirador 406 Visitas

Quizas cada padre de familia conoce bien la situación en la que durante una conversación con alguien, su pequeño hijo o hija lo agarran de la manga o de la mano e interrumpen la comunicación. La técnica que aprendí de una de mis conocidas te ayudará a resolver para siempre ese problema.

Estábamos en su casa charlando cuando su hijo de tres años se acercó y quería decirle algo. En vez de interrumpir, él puso su mano en la muñeca de su madre y se dispuso a esperar. En respuesta, y sin tener que dejar de lado la conversación, mi conocida colocó su mano sobre la manita del niño.

Luego, cuando ella acabó de hablar, se giró hacia el niño. ¡Yo quedé anonadada! ¡Es algo tan sencillo y con tanta ternura!. Su hijo tuvo que esperar un par de segundos hasta que mamá acabara la frase y luego ella le dio toda su atención durante un momento.

Le conté acerca de esto a mi esposo y de inmediato decidimos que usaríamos esa técnica en nuestra familia. Le explicamos a nuestros hijos que si quieren decir algo mientras alguien más ya está hablando, basta con colocar su mano en nuestra muñeca y esperar un poco. Pasó muy poco tiempo para que los niños dejaran de interrumpir nuestras conversaciones.

Lo más importante es que ya no hay necesidad de pronunciar frases desagradables como “no interrumpas“, ”no te metas en la conversación” o sencillamente “espera”. Todo es cuestión de tacto, literalmente.

Compartir

Comentarios